Pepe, el patriarca, recuerda cómo su padre y sus tíos llegaban de madrugada a la cueva del Albaicín donde vivían, sacaban aguardiente y mantecados y seguían la fiesta. Su hijo Josemi y sus sobrinos crecieron acostumbrados a encontrarse en el salón de casa con Enrique Morente, Paco de Lucía, Camarón… Los Habichuela forman una de las sagas más virtuosas y respetadas del flamenco. "Estamos como una piña, ¿hay algo más bonito que tocar en familia?", dice Pepe. Este es nuestro homenaje a un arte que es el emblema de nuestro país en el mundo. Leer

Sigue leyedo aqui el articulo completo [ Fuente real noticia ]

Deja un comentario