Repasemos: En el número 5 del ranking de las mujeres mejor vestidas estaba la Reina Letizia, el número 4 era para Jeanne Damas , el tercer puesto era para Marta Ortega y en el segundo puesto del ranking encontramos a Melania Trump. En la Casa Blanca existe una norma, no escrita, que reza que las primeras damas de los Estados Unidos deben confiar la confección de sus atuendos a una o dos firmas con el objetivo de ofrecer siempre una imagen similar, generalmente ligada a la ideología familiar del presidente

Jackie Kennedy encargó su guardarropa ‘presidencial’ a Oleg Cassini, Pat Nixon a Karen Stark (Oleg Cassini), Nancy Reagan a James Galanos, Oscar de la Renta y Bill Blass, Bárbara Bush a Arnold Scassi y Hillary Clinton y Laura Bush a Oscar de la Renta. Melania Trump, imitando la política promiscua de su predecesora Michelle Obama, ha demostrado ser más fiel a su estilo que a ninguna casa de moda. La tercera esposa de Donald Trump es la ganadora del T de Telva de plata a la más elegante de 2018, premio fallado por la redacción de TELVA.COM. A continuación sus cinco mejores looks.

Durante la segunda jornada de la visita oficial de Emmanuel Macron, presidente de Francia de momento, y su mujer Brigitte a Washington, Melania sorprendió con un dos piezas inmaculado de Michael Kors de 3.000 euros y un sombrero a juego de Hervé Pierre en el mismo tono. Una pieza que sirvió como carne de meme al ser comparado con el sombrero que Beyoncé lució en el videoclip de Formation, uno de los looks lucidos por Julia Roberts en Pretty Woman o con los saturnos que tocan la cabeza de Jude Law en El joven Papa y a los que era tan aficionado Benedicto XVI. Sin embargo, a la que parece emular Melania es a Elvira Hancock (Michelle Pfeiffer) en la cinta Scarface de Brian de Palma cuando le manda a hacer gárgaras al mafioso Tony Montana (Al Pacino).

Este conjunto no es precisamente un lookazo de aúpa, de los que quita el hipo y arranca aplausos, pero fue al que más artículos dedicó la prensa en este año que expira. A finales de junio la primera dama viajó hasta Texas para visitar uno de los centros de detención de inmigrantes donde miles de niños mexicanos, separados de sus progenitores, esperaban a que se decidiese su futuro. Para tan sensible cita Melania vistió una parka verde militar de Zara con la leyenda en la espalda I really don’t care, do you? (Realmente no me importa ¿y a ti?).

Una parte de la opinión pública entendió que la señora Trump pasaba en moto de los rapaces y otra de su marido, al que días antes había presionado para que firmara una orden ejecutiva que pusiera fin a las separaciones. Durante la visita así lo hizo saber. Su esposo explicó en Twitter: el mensaje escrito en la espalda de la chaqueta de Melania va dirigido a los Fake News Media. Melania ha aprendido lo deshonestos que son y ya realmente no le importa. Donald aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid.

Es costumbre que el presidente y la primera dama (a ver qué pasa el día que el presidente sea ella, si el consorte está ahí) saluden personalmente a todos los niños disfrazados de muertos vivientes que llegan a la Casa Blanca en busca de caramelos la tarde de Halloween. Este año Melania recibió a todos esos pequeños diablillos vestida con un abrigo de Bottega Veneta. Una pieza maravillosa de lana tupida con estampado tartán en color amarillo canario y castaña tostada por debajo de la rodilla. Su aire años 60 con las proporciones exageradas impuestas por Balenciaga consiguió que algunos le encontrasen tres pies al gato y la comparasen con la omnipresente Jackie Kennedy, después Onassis. Como complementos eligió unos stilettos oscuros y una cesta de mimbre repleta de azúcares.

Melania, a diferencia de sus homólogas, disfruta de pocas veladas de gala donde se exige el largo. Una verdadera lástima. Para celebrar la fiesta nacional del 4 de julio, acompañada de su tan poderoso como polémico esposo, la primera dama se vistió de Jane Austen. Eligió un vestido camisero de cuadros vichy de Ralph Lauren; una firma americana para conmemorar la independencia de los Estados Unidos del imperio británico. Con esta pieza, en blanco y azul, y el macro cinturón rojo de Alexander McQueen Melania homenajeó a la bandera de su país de adopción, porque recordemos que la mujer de Trump es natural de Novo Mesto (Eslovenia).

En otoño Melania emprendió un viaje de cuatro días en solitario por el continente africano donde vistió conjuntos a los que nos tiene poco acostumbrados. El más curioso es el que eligió para su visita a El Cairo. Para posar delante de las pirámides de Giza y la Gran Esfinge, la ex modelo optó por una chaqueta beige, unos pantalones de corte palazzo con la cintura alta, una camisa en el mismo tono con corbata negra y las famosas bailarinas bicolor de Chanel. Para cubrir su rostro del sol castigador eligió un borsalino de paja que le daba un aire de exploradora decimonónica. El peculiar conjunto es el mismo que Isabel Pantoja utilizaba en la década de los 70 para interpretar El señorito.

¿De qué diseñador o firma nos gustaría ver vestida a Melania Trump en 2019? Nos gustaría verla menos, al menos como primera dama, porque eso significaría que Donald habría pasado, políticamente hablando, a mejor vida. Si el 2019 no nos concede este deseo, al menos que nos permita ver a la primera dama más elegante del planeta con piezas de Burberry, Calvin Klein y Babukhadia. Estaría sublime que vistiese de un creador mexicano.





Fuente Enlace

1 comentario en “El ranking de mujeres mejor vestidas: Y en el número 2, Melania Trump”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *