La unión de lo deportivo y el mundo de la sastrería se convierte en símbolo estético de la generación millennial. No es algo nuevo, pero ahora ya sin límites y libres de códigos, de Demna Gvasalia, pasando por John Galliano, Chitose Abe a Miuccia Prada, lo que se lleva son las sudaderas de piel, los vestidos largos con Converse y looks de fiesta con zapatillas de deporte aerodinámicas y psicodélicas.





Fuente Enlace

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *