Fue uno de los diseadores espaoles que supo (y pudo) poner nuestro pas en el mapa de la moda internacional. Junto al suyo resuenan para siempre otros grandes nombres de la industria como Cristbal Balenciaga o Manuel Pertegaz, cuyo eco en forma de puntadas ha tejido el saber hacer de la moda patria. Elio Berhanyer ha fallecido, pero su legado es para siempre.

El ao pasado se le renda homenaje en Crdoba, su ciudad natal y de la que tuvo que huir con tan slo 7 aos, cuando estall la Guerra Civil. Lo organiz la Asociacin de Creadores de Moda Espaola (ACME), y era casi una cuenta pendiente: cmo era posible que no se hubiera rendido tributo al diseador andaluz que lleg a vestir a grandes de la talla de Ava Gardner? Pero l, con humildad, recoga el premio diciendo: «Os quiero a todos, seis de donde seis».

Esta era la estatura moral del genio. Su ternura y su cercana slo encontraban parangn en su delicadeza a la hora de tratar los tejidos. La periodista y modelo Mnica de Toms, que fue su musa y amiga durante tantos aos, le recuerda como parte de su familia para TELVA: «Elio ha sido mi mentor, mi maestro. Empec en la moda de su mano, y l me ense todo lo que s: durante 15 aos desfil para l», nos relata entre sollozos. De Toms le recuerda en backstage, dando los ltimos retoques a los diseos antes de desfilar, pero le recuerda, ante todo, en su lado ms humano: «Yo era su modelo de cabecera, su modelo de costura y de pruebas, y acudamos a Madrid Fashion Week siempre juntos. Pero su maestra se queda corta al lado de su gran corazn: era la persona ms bondadosa que conozco».

Si all por los aos 60 Elio, que realmente se apellidaba Berenguer pero decidi optar por un nombre ms artstico, abra su primera casa de costura en Madrid, al poco tiempo firmaba su primer contrato en Nueva York, exportando la moda espaola por todo el mundo. Despus llegaran, adems del resto de Europa, mercados nuevos como Japn o Australia. Sus lneas austeras, su elegancia serena y su clsica modernidad (no nos olvidemos de cmo era la Espaa de los aos 60-70) le encumbraron rpidamente, haciendo del diseador cordobs un mito de la costura en el panorama internacional.

Otra de sus seas de identidad fueron sus creaciones para novia. En 2005 realizaba una muestra de sus diseos nupciales ms icnicos en el Museo del Traje de Madrid, y es que a lo largo de su carrera lleg disear ms de seiscientos vestidos de novia. Grabados en la retina de los amantes de la moda estn el increble vestido de novia de la reina de Bulgaria, pero tambin los diseos que efectu para la duquesa de Rocheford o para Meye Mayer.

Y aunque los nmeros tampoco le hacen justicia, Elio Berhanyer lleg a disear ms de 120 colecciones, confeccionar 22.000 trajes y se mantuvo 70 aos en activo. Y tendr, para siempre, un lugar de honor entre los grandes de la costura.

Fueron mis primeros Premios de Moda. Recuerdo que casi acababa de entrar en TELVA cuando se presentaron en mi despacho Mara Zurita y Alejandra de Rojas (que entonces no trabajaba en TELVA) para reivindicar a Elio para nuestros Premios de Moda. No necesitaron ni dos minutos. Nunca agradecer lo suficiente a Mara y a Alejandra aquella conversacin gracias a la cual el gran maestro de los modistas Elio Berhanyer fue Premio TELVA de Moda. Fue en el ao 2011 y, en el fondo, siempre lo he sentido como un reconocimiento tardo. La vinculacin de Elio con TELVA viene de muy lejos. All por los 60, cuando no haba modelos profesionales y los diseadores utilizaban para sus fotos y sus desfiles a mujeres guapas, Elio pidi ayuda muchas veces a la relaciones pblicas de TELVA, Mara Isabel Miralles, que era espectacular. Igual que Audrey Hepburn. Entonces, le regal dos vestidos de costura que su hija Mara, periodista de TELVA, todava se sigue poniendo. En la redaccin siempre se le recuerda como a un grande, y en lo personal como a un hombre guapo, muy carioso, con esa gracia cordobesa que nunca perdi y humilde. Exactamente como lo recuerdo yo en aquella noche de otoo de 2011, en el Palacio de Cibeles, cuando posaba en el photocall con la diseadora de Gucci Frida Giannini.





Fuente Enlace

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *